domingo, 27 de mayo de 2012

LOS VOLCANES MULTICOLORES


Nos trasladamos a África, concretamente al desierto de Danokil situado en el noreste de Etiopia. Ahí se encuentra el volcán Dallol, considerado uno de los paisajes más extraños del mundo. Los ácidos que rodean la zona del apagado volcán y sus cráteres, en contacto con las aguas termales presentes en la zona, provocan una reacción sorprendente y extraordinaria. Aunque bien lo parezca, no hay Photoshop, los colores son reales.
Un paraíso que asombra a todos los visitantes y que sorprendentemente no tiene el reconocimiento que se merece.
El pueblo de Dallol en Etiopía es el lugar habitado más caliente del planeta: se encuentra situado lado del volcán que recibe el mismo nombre, que hizo erupción por última vez en 1926 y se conoce como uno de los paisajes naturales más inauditos del mundo.


Anclado en la depresión de Afar y a 116 metros bajo el nivel del mar, se encuentra el volcán Dallol, de donde emergen aguas sulfurosas y manantiales repletos de minerales salinos; en esta zona las temperaturas alcanzan hasta los 60° al sol


Esta zona es mundialmente conocida por los impresionantes paisajes que brinda su peculiar composición geográfica y ambiental, además de ser la cuna de los primeros homínidos, unos primates que fueron los antecedentes directos del homo sapiens y de los cuales se han encontrado especímenes casi intactos en la zona, conservados gracias a las elevadas cantidades de sales en el suelo y subsuelo.


Las elevadas temperaturas crean severas grietas, fallas y subterráneos que generan torrentes de agua ardiente con enorme concentración de ácidos, óxido de hierro y azufre que bañan la majestuosa planicie desértica.